Cesto de los tesoros: Que es y como armarlo

El cesto de los tesoros  no es un invento de María Montessori, como muchos piensan, sino que se atribuye a la psicopedagoga británica Elinor Goldschmied, aunque Montessori lo haya retomado en sus propias actividades.

Es adecuado para niños que saben sentarse solos, sin apoyo con las manos, y por lo tanto son capaces de manipular los objetos que se ponen a su disposición. En este período la mente absorbente del niño es capaz de captar, mediante el uso de los sentidos, los estímulos provenientes del medio externo.

Cuando este entorno es incapaz de satisfacer su necesidad de explorar (por ejemplo, si no puede alcanzar los objetos deseados), el niño entra en un estado de agitación y frustración: estira los brazos y envuelve los dedos como para agarrar algo, extiende y tensa las extremidades, volviéndose cada vez más nervioso y difícil de manejar.

En este sentido, el cesto de los tesoros ofrece la posibilidad de ser libre en un espacio exclusivo, donde satisfacer la creciente necesidad de entrar en relación con los objetos del mundo real y experimentarlos a través del tacto, la vista, el gusto, el olfato, el oído y el movimiento .

¿Qué es el Cesto de los Tesoros?

Básicamente consiste en una cesta de mimbre u otro material natural y lo suficientemente grande y resistente como para no volcar si el niño se apoya en ella- en cuyo interior se colocarán objetos de varios tipos, formas y colores para que el niño los descubra con sus manos y su boca.

El objetivo es estimular al máximo los cinco sentidos. Al chupar objetos, darles la vuelta en la boca y entre las manos, el niño hace descubrimientos relacionados con el peso, el tamaño, el ruido y el olfato; y cuando elige un objeto podemos imaginar que se pregunta: “¿qué es esto?”.

¿Cómo presentar el cesto de los tesoros?

No hace falta que le ofrezcas los objetos ni le enseñes a sujetarlos. Háblale lo menos posible, déjalo explorar inmerso en su concentración. Tu sola presencia es suficiente para darle seguridad.

Sea una presencia cariñosa pero inactiva: el estado de ánimo del niño comprometido en este juego, cuando es constantemente interrumpido por estímulos o sugerencias, como la invitación a tomar un objeto, la verbalización continua de sus acciones o la incitación con los diversos «bien», «bien» y así sucesivamente – es similar a lo que sentimos cuando estamos ocupados con algo interesante y alguien viene a molestarnos constantemente. 

El niño te hará entender cuando quiera compartir esta experiencia, sonriéndote u ofreciéndote un objeto.

Materiales como madera, metal, corcho, latón, piedras, conchas, esponjas naturales, distintos tipos de papel, plumas, tejidos de diversas texturas (cuero, algodón, lino, encaje, felpa), piñas, se convierten en elementos capaces de despertar la curiosidad y la exploración espontánea por sus características específicas de consistencia, peso, forma, color, olor, sonido, sabor.

¿Qué poner en el cesto de los tesoros?

Evitar los juguetes y en la medida de lo posible los objetos de plástico. Preferir los elementos de uso diario, que pueden ofrecer el máximo interés al excitar los cinco sentidos. Prestar atención a la forma, el peso, la calidez y la textura al tacto, el olor que emiten, el sonido que hacen y el color y el brillo que muestran.

A través de la manipulación de objetos, el niño desarrolla la habilidad de usar las manos para agarrar y la sensibilidad al contacto con materiales perceptivamente diferentes.

Primero poner una docena de artículos en la canasta, luego aumente el número a medida que el niño crezca. Será necesario cuidar el mantenimiento de los objetos e introducir nuevos regularmente para mantener vivo el interés.

Algunas ideas sobre los objetos a poner en el cesto de los tesoros

Papel y cartón: libreta pequeña con espiral; papel de estaño; cajas de cartón; de rollos de papel higiénico.

Objetos naturales: piezas de fibras naturales como algodón, lana y lino; piñas de diferentes tamaños, guijarros grandes (lavados), conchas; un limón sin tratar; castañas grandes; esponja natural; calabazas secas; corchos grandes; plumas grandes (presta atención al origen); piedra pómez; semilla de aguacate; naranja sin tratar; nueces grandes.

Objetos cotidianos: cepillo para zapatos (nuevo y de material natural); cestas pequeñas; cepillo de madera; cepillo de dientes; brocha de afeitar.

Objetos de madera: cajas de madera, cilindro de madera; sonajas. perlas de colores atadas con un hilo; anillo de cortina grande; huevo para coser; cuchara de mesa; espátula; portador de huevos.

Objetos de cuero, tela, caucho, piel: Sacos de tela cosidos que contengan lavanda, romero, tomillo, clavo u otros.

Objetos de metal: Cajas de hojalata selladas que contienen: arroz, frijoles, guijarros; cadenas; cucharas de varios tamaños; batidor de huevos pequeño; montón de llaves; anillo de cortina de latón; llaveros atados entre sí; espejo con marco de metal; tapas de todo tipo; embudo; armónico; colador de té.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies