¿Cómo hacer para que los niños aprendan a limpiar sus habitaciones?

Crear hábitos de limpieza en los niños no es fácil, pero tampoco imposible

Hace más o menos un año que he estado librando una lucha épica en mi hogar. Es la guerra de la habitación ordenada contra los niños. Y si bien hay todavía pequeñas batallas que se libran de vez en cuando, por fin, puedo decir con confianza que estoy ganando.

No exagero cuando digo que ha sido un largo, arduo, y a veces, una batalla francamente dolorosa. Hay involucradas lágrimas, amenazas, sobornos, recompensas, juegos, innumerables viajes a “la silla de pensar” y más reorganizar, clasificar, reetiquetar y reentrenamiento de lo que queremos admitir. En un momento dado incluso significaba tomar distancia de las cosas. Había tantas veces que quería renunciar, tantas veces que quería renunciar, tantas veces que estaba lista para agitar la bandera blanca de la rendición.

He perdido la cuenta de cuántas veces me he preguntado si valía la pena todas las discusiones, toda la frustración, todos los problemas. Cuántas veces me he dicho, son solo niños ¿No te parece que estás esperando demasiado de ellos? ¿Era mucho pedir que ordenaran sus juguetes hicieran sus camas, aunque sea estiraran las sábanas y las colchas de sus camas?

Pero insistí, tienen la edad suficiente para guardar las cosas. Si yo no tengo altas expectativas de ellos ¿Quién lo hará? Algún día lo conseguirán. ¡Algún día valdrá la pena!

Mi marido se limitaba a mirarme, una mezcla de lástima y miedo en su rostro claramente dividido entre sus lindos niños pero-desordenados de papá y su mujer testaruda. El eligió la neutralidad. No puedo decir que lo culpe.

Durante meses y meses la batalla se prolongó. Algunos días me pasaba literalmente horas para conseguir que ordenen su habitación, pero ahora por fin después de casi un año de trabajar en ello todos los días, puedo decir realmente “vayan a limpiar su habitación” y que la habitación parezca ordenada un poco más tarde.

La sangre, sudor y lágrimas derramadas pueden no ser visibles en la habitación, pero están allí. Esta no es una lucha para los débiles de corazón. Hay sin embargo, algunas estrategias de batalla que he recogido a lo largo del camino.

  • Mostrarles el ejemplo:

No podría esperar que mis hijos decidieran a tener su habitación ordenada si no estaba dispuesta a mantener el resto de mi casa ordenada. Quizás mi casa no estaba inmaculada en todo momento, pero dedicaba el tiempo a limpiar, clasificar y ordenar las cosas. Los niños me veían en modo limpieza casi todos los días. Muchas veces incluso ayudaban en el proceso. Dedicábamos un rato en las mañanas para empezar el día ordenando y limpiando la casa, lo hacemos en la mañana para empezar el día en orden, lo que hace que seamos más productivos. Por la tarde generalmente con el uso diario, los proyectos de artesanías, los libros y la cocina y todo lo que pasa en el día todo se va desordenando. Pero por lo menos hay unos minutos cada mañana donde está todo ordenado y limpio.

  • Se Consistente:

Comenzamos nuestro día limpiando. Aunque no tengamos ganas. Incluso cuando tenemos un montón de otras cosas que hacer. Incluso cuando tengamos un montón de cosas más que hacer, aunque esas cosas parezcan ser más importantes, más interesantes o más divertidas. Para bien o para mal se ha convertido en parte de nuestra rutina diaria. Esperemos que algún día lo hagan ellos sin pensar. Aún no estamos en ese punto. Pero lo que obligó a ser un hábito ahora espero que se quede con ellos para el resto de su vida. Ahora comenzamos el día limpiando, ellos y yo. Esta es la clave, yo lo hago por ellos, sería mucho más fácil para mí recoger sola rápidamente la casa mientras ellos miran la televisión. Yo realmente no disfruto la batalla diaria de convencerlos para limpiar su habitación. Incluso ahora tantos meses después de comenzar a trabajar en ello, todavía luchamos y hay que estar tras ellos. Pero cuanto más lo hacen y cuanto más a menudo lo hacen mejor y más rápido les sale.

  • Ser Firme:

Yo simplemente no estaba dispuesta a aceptar un no por respuesta. Yo no vacilo ante las indicaciones y explicaciones que les doy. Mis hijos están aprendiendo porque refuerzo el mensaje cada día que su principal trabajo como hijos es obedecer. Mi expectativa es que si les digo que hacer lo hagan la primera vez, sin discutir, llorisquear o quejarse. Incluso si no quieren hacerlo. No hay negociación, nuestra casa no es una democracia.

  • Deshacerse del exceso de cosas:

Cuando guardé algunos de sus juguetes el verano pasado, me dí cuenta de lo mucho más felices que estaban con menos cosas. Así como lo fácil que era para ellos mantener las cosas ordenadas. Pero los niños son como pequeños imanes para acumular cosas, siempre es un rastro constante de juguetes, papeles, ropa, zapatos y quien sabe que más, y si no tiene cuidado su habitación se llenará rápidamente.

  • Cada cosa en su lugar:

Es más fácil si cada cosa tiene un lugar donde guardarse y siempre se guarda en el mismo lugar. Hay que tener un lugar para la ropa sucia, un lugar para la ropa limpia, para los juguetes, los libros, cada cosa tiene que tener su propia plataforma o contenedor.

Tengo que admitir que no es fácil hacerlo divertido. Pero los días que lo hacemos divertido son definitivamente menos dolorosos que los que no lo hacemos. A veces estoy contrareloj tratando de recoger el resto de la casa antes que ellos terminen de ordenar su cuarto. A menudo enciendo música para que puedan bailar mientras limpian o programamos el temporizador para romper nuestras propias marcas de ordenar rápido.

Pero sobretodo resalto que estamos trabajando en equipo.

Mi casa no es perfecta, realmente solemos armar bastante lío y no pasamos todo el día limpiando. Pero enseñándoles las normas básicas de convivencia todos podemos divertirnos más.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies