Trastorno por Déficit de Atención (TDAH) – Clinica de psicoterapia Madrid

DESCRIPCIÓN

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del desarrollo neurológico (un problema relacionado con el desarrollo del cerebro) que causa hiperactividad, comportamiento impulsivo y problemas de atención. Interfiere con la capacidad de una persona de ejercer un control apropiado, para su edad, de su comportamiento y / o cognición.

Los niños en la escuela con TDAH pueden ser vistos como disruptivos, tienden a gritar en clase y parecen no escuchar a su maestro, también pueden tener dificultades para mantenerse académicamente en el mismo nivel que sus compañeros. En el hogar y en situaciones sociales, pueden hacer cosas ‘tontas’, irresponsables o inapropiadas y puede parecer que no responden a los intentos de disciplinarles.

El niño con TDAH no es intencionalmente travieso y su incapacidad para ser un buen estudiante o comportarse adecuadamente puede ser extremadamente angustiante para ellos. Los adultos también pueden tener TDAH y en su vida laboral pueden ser vistos como empleados descuidados e ineficientes.

El TDAH es el problema más común que se encuentra en entornos ambulatorios de salud mental de niños y adolescentes y es 10 veces más común en niños que en niñas. Actualmente se reconocen tres tipos de TDAH: predominantemente desatento, predominantemente hiperactivo-impulsivo y combinado.

Los síntomas de falta de atención incluyen:

  • no completar las actividades o ser lento para completarlas
  • no seguir las instrucciones
  • cometer errores ‘descuidados’
  • problemas para organizar actividades
  • cambio frecuente entre actividades
  • ser fácilmente distraído y olvidadizo.

Los síntomas de hiperactividad incluyen:

  • comportamiento excesivamente activo
  • correr y escalar inapropiadamente,
  • inquieto,
  • hablar en exceso,
  • no poder jugar o trabajar en silencio,
  • incluso solo sentimientos subjetivos de inquietud.

Los síntomas de la impulsividad incluyen:

  • dificultad para esperar su turno,
  • interrumpe conversaciones y grita,
  • generalmente actua sin pensar.

Los síntomas específicos variarán de persona a persona, pero un número significativo de estos debe estar presente para que el comportamiento sea visto como anormal. Los niños o adultos con TDAH de tipo predominantemente desatento tienden a ser menos obvios, a menudo son estudiantes tranquilos y de bajo rendimiento que no necesariamente atraen mucha atención. Aquellos que tienen síntomas de impulsividad e hiperactividad son mucho más difíciles de pasar por alto. Otros factores importantes que definen el TDAH son que los síntomas ocurren en dos o más entornos (por ejemplo, en la escuela y en el hogar), estaban presentes antes de los 7 años y causan un deterioro significativo en el funcionamiento diario.

Los estudios sugieren que la prevalencia del TDAH se ha más que duplicado en los últimos 10 años. Esto se debe en parte a una mayor conciencia y reconocimiento del trastorno, pero en cierta medida también se debe a un diagnóstico erróneo y a que los criterios de diagnóstico para el TDAH no siempre se aplican tan rigurosamente como deberían. Además de las características de TDAH enumeradas anteriormente, muchas personas también muestran síntomas de otras afecciones conductuales / psiquiátricas que complican el cuadro clínico, como problemas de aprendizaje, ansiedad y trastornos de conducta disruptiva.

TRATAMIENTO

Es necesaria una evaluación integral del niño cuando se considera un posible diagnóstico de TDAH. Esto se debe a que algunos de los síntomas pueden ocurrir como resultado de una serie de condiciones o situaciones.

La evaluación precisa es vital para un tratamiento efectivo. Una evaluación integral debe implicar una reunión, tanto con los padres como con el niño, y tomar un historial detallado de nacimiento, desarrollo, médico, social y escolar. Además, las listas de verificación de comportamiento del hogar y la escuela pueden ser extremadamente útiles. La evaluación y el diagnóstico son realizados comúnmente por un pediatra o psicólogo. Dado que un gran porcentaje de niños con TDAH tienen dificultades cognitivas o de aprendizaje, las pruebas psicológicas y neuropsicológicas a menudo pueden ser útiles para evaluar las habilidades académicas y cognitivas, como la inteligencia, la atención y el «funcionamiento ejecutivo».

Los medicamentos estimulantes como el metilfenidato, la dexanfetamina y la pemolina se usan comúnmente para tratar el TDAH con muy buenos resultados. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que el tratamiento para el TDAH debe abordar múltiples aspectos del funcionamiento del individuo y no debe limitarse solo al uso de medicamentos. Idealmente, también debe incluir programas estructurados de manejo del comportamiento, que se apliquen de manera consistente tanto en la escuela como en el hogar, modificación del plan de estudios y métodos de enseñanza, y educación y apoyo para padres. Actualmente, más de 200 estudios han demostrado la efectividad de los tratamientos farmacológicos (que incluyen medicamentos) y psicosociales.

PRONÓSTICO

No hay duda de que el TDAH puede causar problemas emocionales, sociales y educativos importantes. Aunque algunos niños parecen ir superando su TDAH cuando llegan a la adolescencia, para otros el trastorno sigue siendo un problema de por vida. Con la ayuda de intervenciones oportunas y específicas, la mayoría de los niños con TDAH aprenden a lidiar con su trastorno de manera efectiva a medida que crecen. Cuando el TDAH se diagnostica y se trata temprano, la condición se puede manejar de manera efectiva, de modo que los niños con TDAH crecerán para tener una vida productiva, exitosa y satisfactoria.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies